banner_post

5 errores comunes del packaging

Para hacer de la experiencia del cliente algo muy satisfactorio, es necesario que todo el proceso de envío se haga de manera correcta. Por eso queremos que evites estos 5 errores comunes del packaging.

El packaging, como seguro sabrás, es el proceso de empaquetado de los productos que serán enviados.

La importancia de que el packaging se haga de la mejor manera es tanta, que de ello depende la satisfacción o el desagrado del cliente.

Es por esto que se dice que la finalidad de este proceso es la protección del envío, así como también que la empresa de envío tenga una buena imagen y produzca confianza en sus clientes.

El packaging debe ser, entonces, uno de los aspectos mejores cuidados del proceso de envío.

A continuación te mostraremos los 5 errores comunes del packaging, que debemos evitar a toda costa.

5 errores comunes del packaging

La elección de uno buenos materiales y contar con una mano de obra adecuada, son las claves fundamentales para que el packaging sea un proceso excelente.

Sin embargo, es posible que muchas veces cometamos algunos errores que pueden ser evitados.

Por esta razón, hemos decidido hacer una pequeña lista de 5 errores que podrían afectar directamente el packaging.

Utilizar cualquier caja

Este es el principal error del proceso del packaging, y en el que incurren muchas empresas de envíos.

Bien sea por desconocimiento, por falta de presupuesto o por simple descuido, muchas veces pensamos que cualquier caja puede servir para el envío de productos.

Esto no debe ser de esta manera. Lo ideal es que antes de empaquetar, se realice un estudio de los productos que van a ser enviados.

De ahí en podremos determinar cuál es el tipo de caja adecuada para el envío, pues así se evitará cualquier tipo de inconvenientes.

De no hacerlo, el packaging corre el riesgo de dañarse y esto, sin duda, sería  negativo en a experiencia del cliente.

No utilizar la protección adecuada

Otro error que suelen cometer los almacenes de embalaje, es el de no utilizar los materiales de relleno adecuados para proteger al producto del envío.

Esto podría ser realmente perjudicial si la mercancía que va a viajar es delicada, como pueden ser los perfumes o cualquier objeto de vidrio.

Por eso es necesario el estudio que mencionamos anteriormente de los productos que van a ser enviados.

Lo más recomendable es que se utilicen rellenos como plástico de burbujas o de goma, dependiendo de la mercancía esto será determinado.

Utilizar cajas por segunda vez

Esta falla es la responsable de muchos incidentes relacionados a roturas del embalaje y a daños del producto que viaja dentro de las cajas.

No es aconsejable reutilizar las cajas de cartón para envíos, tanto marítimos como aéreos y terrestres.

Esto puede traer graves consecuencias, siendo la peor de ellas la pérdida de la mercancía que viajaba en el interior del paquete.

Además, no podemos dejar a un lado que el aspecto físico de una caja reutilizada es muy distinta a la de una caja nueva.

El cliente notará inmediatamente que su empaque ya ha sido utilizado y, por ende, tendrá una mala impresión de lo recibido.

Esto podría perjudicar directamente la confianza que hemos construido con nuestros clientes, lo cual es sumamente delicado.

No identificar las cajas con la marca

El packaging también es un buen lugar para identificar la marca de nuestro almacén, por lo que no hacerlo es otro error muy común.

Generalmente vemos que las cajas de envíos no tienen nada que las identifique, pues solo se les coloca la cinta que las sella y así se envían.

Sin embargo, no está de más contactar con un proveedor que diseñe cajas con el logo del almacén o algún símbolo que nos identifique.

De esta manera, no solo crearemos reconocimiento en el mercado, sino que los clientes tendrán una excelente impresión cuando reciban su paquete.

No utilizar señales de precaución

Muchas veces el packaging de productos delicados se realiza de la misma manera que la mercancía normal, y esto es un error.

Utilizar las señales de precaución es especialmente importante cuando la mercancía va a viajar a través del transporte terrestre.

Por ello, lo ideal es que los transportistas y todas las demás personas que forman parte del equipo de trabajo del almacén (y que tengan contacto con los paquetes), sepan lo que viaja dentro de cada uno de ellos.

Todos estos errores, como verás, son muy comunes y suelen pasar desapercibidos. Sin embargo, los clientes merecen recibir un packaging funcional y de calidad.

Ahora que los conoces, solo resta que no cometas más fallas de este tipo. Lo ideal será hacer del empaquetado un proceso de agradable tanto para el cliente como para el almacén.